Gato lobo

El gato lobo se monta en su motoneta y se va para el centro, le grita piropos a las mujeres guapas que ve; para en el semáforo y espera que pasen tres robots y una pequeña mutante de esas que no se suelen ver fuera del mar.
El gato lobo se parcha en un parquesito a fumarse un porrito y ver aterrizar los tractores espaciales que vienen de ganimedes, le ha comprado un helado al heladero, nata betiado de mora, el gato lobo lame su helado y le pega mordiscos al cucurucho, hasta que se lo traga todo.
Hoy es un día de trabajo para el gato lobo, trabaja todos los días menos los domingos y festivos en una empacadora de pollos he se me accionar es que hoy es sábado y su turno empieza a las dos de la tarde por alguna razón empacar pollos para un gato lobo es algo frustrante. 
El sueldo le alcanza pues no tiene hijos, sale de noche de gato, a galantear, maúlla y aúlla hasta que le da la garganta, no tiene turnos demasiado largos.
Una vez no aguanto y metio los dientes en uno de esos pollos que iba por la banda transportadora, no lo podria soportar toda su vida de gato lobo,  un zarpazo se enreda con el pollo y transportado en la fila de cuerpos lo miran atonitos los 4 extraterrestres que hacen de supervisor y sus ocho compañeros se cagan de la risa mientras lo ven enganchada la lengua arrastrado por el trasportin, pierde medio colmillo(accidente de trabajo), el medico le da unas pastillas calmantes. 

-al menos no te hiciste daño gato lobo, le increpa su jefe, me debes un pollo.

Le dice su jofe, un viejo canoso y de poblado bozo, le da una palmada en la espalda y  le entrega el pollo causante del accidente, ya empacado para el.

Hasta ahí llega el capitulo del pollo robado... que al final tuvo que pagar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada