La caja de pandora puede volverse a cerrar.

Hasta aquí no llega el sonido de los árboles; muchos corren detrás de ideales destructores, de frustraciones y esfuerzos vanos, no es sólo ese mundo simbólico al que sucumbimos como humanos, la completud no esta en los metales fundidos ni cerca a los chips, o en hermosas caricaturas de nuestras vanidades; el futuro no será nada mas que un vacío si el sonido de los pájaros abandona el cielo, si el río cercano es nuestra propia mierda, si una vez mas vendemos nuestra alma por algunos billetes.



Una vez mas nos separamos para tratar de entendernos, una vez mas en este mundo terrible estamos tan cerca y tan lejos todos unos de otros.
Porque estamos enfermos y fundiremos todo al plástico, creando al rededor solo un retrato de esa enfermedad que nos consume. No hay sentido si en el centro de todos nuestros esfuerzos no hay balance y si nuestros logros no nos permiten entender. Tal vez no nos extingamos pero pronto seremos solo unos pedazos de carne andante y muerta, esperando que la música nos devuelva lo que perdimos el incendio de nuestras almas quemándose en ese infierno sintético que nos ha costado tanto crear.
Ya no vemos nuestra conexión con el mundo y pretendemos desligarnos, olvidarnos,  que somos seres de la naturaleza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada