Últimamente eh matado a varias personas, tenia todas las intenciones de hacerlo, los cargos de conciencia llegan, sin embargo tengo que matar a alguien mas esta misma semana, me siento mal del estomago, deje mi anillo de grados sobre la tumba de Sara, claro se que no entenderán que ella nada tenia que ver conmigo...la mate es bastante, es como ser lo contrario a una madre o a un padre, debía dejarle algo, para expiar mi culpa....la próxima vez no sentiré culpa.
La mañana me supo a tequila, el vaso rodeado de sal fijada a sus puntas por toques sutiles de limón, el lado oscuro del corazón es una película que no entiendo muy bien, mas que nada por que siempre la empiezo a ver desde la parte en que un sujeto es arrojado por la trampilla que lleva a una desconocida oscuridad, desde la cama de una mujer bastante despeinada, eso como siempre no parece importarle mucho a los perros ni a los gatos, mientras vemos películas ellos nos miran a nosotros.
Las nubes filtraban delicadamente la luz en la calle a un azul del norte, no quería levantarme de una noche de abrazos sintéticos, el frió clima me hace creer que aun es temprano, no querrás saber lo que pensaba de vos, pero te agradezco esta noche.
La próxima vez invitare una botella de vino, esperemos que sea muy pronto yo también quiero saborearla, tengo un resplandor en mis ojos y cada día se ensucia mas, sin embargo solamente esta empañado, falta solo que me despierte un estruendo a las 5 de la mañana para volverlo a su acostumbrada luminosidad.
Aun el sexo con desgano nos satisface, al mismo tiempo abre nuevas ausencias, yo las satisfago matando, "¿estas enamorado?" me pregunto alguien en la tarde..."se te nota en los ojos, debe ser esa nueva chica con la que andas" y yo al escuchar..tenia muchas ganas de responderle que no, que no estaba enamorado, que no quería a nadie, que experimentaba un egoísta sentimiento de furia que calmaba destrozando los cráneos de quien se me cruzara en el frenesí, que esto me ponía feliz, ver los últimos instantes en que se extingue esa fuerza que mueve a los cuerpos, el momento de abandono total a un mundo sin solución y que sin embargo me buscaba la policía y mi felicidad no podía ser completa, por que a veces sentía cargos de conciencia fuertes y agobios por no ser como los demás, y sentir sus placeres, por ser un enfermo que tarde o temprano seria descubierto y posiblemente abaleado solo me quedaba por responder: Si, estoy enamorado de la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada