Dr. Wesnoth y sus constumbres



Un día tendrá la ventura de encontrar en su patio el meteorito que le hacia falta,.. esperar como esperan los ciegos, a que por suerte caiga en sus manos el ultimo ingrediente de su artefacto, lleva cien días en esto de la espera, hoy se levanto con un optimismo mayor al que tuvo en años, se ha dedicado sus quehaceres, depuró un par de errores en el preciado aparato de su vida.
Un inventor debe vivir para ello, su vida se consuma en la acción.
Lleva ya la tarde muy activo y gracias a esa inusitada actitud con que lo levanto el día hoy desempolvo la mitad de su biblioteca, alimenta ese pecesillo, que no es dorado y le ha acompañado durante 50 de esos 100 días de espera, aun le deprime ver un animal atrapado en un espacio tan pequeño, sin embargo le ha cogido cariño, aunque a rufo el pastor alemán aun le da un poco de celos cuando su amo prefiere conversar con ese animalito tan insignificante.
Un inventor que necesita un meteorito no es nadie sin la astronomologo(a), esa astronomologa que renuncio en la mitad de sus demorados cálculos, era claro que el ansiado objeto caería allí, pero ella no quiso despejar el cuando, debido a incidentes con el incorregible y poco soportable Dr. Wesnoth. Hace cien días solo faltaban menos de dos horas de calculo para despejar con claridad cuanto habría de esperar para la sub orbitacion y colapso de ese Rubí forastero sobre el patio de nuestro ingeniero.
Otra noche y se aproxima el dia 101...sabia que tomaría mas de 3 días aquel día, también sabia que llegaría antes del día de su muerte, pero la espera lo va matar... y ese aparato aun no ha expresado su utilidad.
Otro día les contare un poco mas de este señor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada