el ave que saca los ojos un día se hizo mas indetectable, en la montaña muy lejos, los tejados blancos sobre los rojizos bloques, muchos gatos asedian al ave de rapiña.
Al ave le gusta jugar con los gatos, piensa que la elegancia de su plumaje le hace superior a ellos, los gatos ronrronean con sus movimientos, se lamen el hocico, el ave se deja caer sobre ellos, ignorante.

1 comentario:

Djuna dijo...

necesito filtrar estas catastrofes de fiestas en que me vuelvo un escondite, un rincon apartado del mundo donde los gatos trepan a la inversa y yo te espero en un parque donde no hay palomas sino ranas de muchos colores.

volve.

Publicar un comentario en la entrada